Breve reflexión sobre la eutanasia

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la eutanasia como la “acción del médico que provoca deliberadamente la muerte del paciente”, y puede realizarse por acción directa, administrando al paciente una inyección letal, o por acción indirecta, retirar todo el soporte básico para que el paciente subsista. Luego entonces y bajo esta definición, jurídicamente, la eutanasia es el derecho a alguien para que mate a otro.
En algunos países, tales como Holanda, la eutanasia ya se ha legalizado, mientras que en otros, se encuentra en discusión legislativa. Las propuestas para legalizar la eutanasia apelan a la libertad de los seres humano y reclaman su autonomía para decidir sobre su propia muerte. Pero en el caso de la eutanasia, la vida y la muerte no se presentan como dos opciones igualmente abiertas, sino que la muerte se le impone al individuo como la única salida posible.
En el caso de la eutanasia se opta por terminar la vida de una persona debido a una enfermedad terminal, o también por causa de un dolor insoportable e incurable. En este punto hay que indicar que el dolor y la muerte no constituyen criterios aptos para medir la dignidad humana, sino todo lo contrario, el dolor y la muerte son dignos si son aceptados y vividos por el individuo, y no lo podrán ser si alguien los utiliza para atentar contra la vida de una persona. Una muerte digna nace de la grandeza de ánimo de quien se enfrente a ella.
Para la ética, el acto de quitarse la vida uno mismo, en donde la muerte es el fin, o el medio para llegar al fin, es calificado como suicidio, de esta manera el acto cae dentro del matar directamente y, por lo tanto, es moralmente malo. Para ser considerado como tal, subraya que el suicidio debe efectuarse por la propia autoridad de uno mismo, de tal manera que el hecho de matarse por la voluntad de un ser superior, en este caso Dios, no puede considerarse suicidio. Si la eutanasia fuera administrada por uno mismo, se calificaría como suicidio. Y si fuera administrada por otro tendríamos dos acepciones: asesinato si es aplicada sin el consentimiento de la víctima, y una combinación entre asesinato y suicidio en el caso de ser aplicada por otro aún con el consentimiento de la víctima.
Ante el cuestionamiento de la posibilidad de poder aplicar el principio de un mal menor a la eutanasia, considerando que el dolor y la angustia es un mal mayor que la muerte, la respuesta seguirá siendo negativa, puesto que dicho principio indica que el mal moral no puede elegirse como opción.
Aunque pareciera muy difícil dar respuesta a los argumentos a favor de la eutanasia, la respuesta de la ética es muy sencilla, si la muerte es perseguida como un fin o como un medio, en este caso, terminar con el dolor y el sufrimiento, el acto debe considerarse moralmente malo. La eutanasia podrá ser autorizada por la ley civil bajo diversos estatutos y suposiciones, mas nunca, por el derecho natural.

Articulo enviado por:     Ernesto Bohorquez Robles

Ernesto Bohorquez Robles. Nació en Tampico, Tamaulipas, México, en 1968. En 1992 obtuvo su título de Ingeniero Electricista y en el año 2005 su grado de Maestro en Ciencias en Ingeniería Eléctrica. Actualmente cursa la Maestría en Liderazgo en la Universidad ICES, de Hermosillo, Sonora.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Breve reflexión sobre la eutanasia, 10.0 out of 10 based on 1 rating

Otros llegaron buscando:

  • reflexion sobre la eutanasia
  • reflexiones sobre la eutanasia
  • reflexion de la eutanasia

Los comentarios están cerrados