Beber agua para adelgazar

El agua es un elemento muy olvidado cuando se trata de adelgazar y bajar de peso, y es posible quitar algunos kilos de más, simplemente bebiendo agua.
El agua no solamente mejora la capacidad del metabolismo para quemar grasa, también mantiene a todo el sistema funcionando mejor. Ayuda a mantener lubricadas las articulaciones, y mejorar en el desempeño cuando se hace ejercicio, ayuda a mover a la fibra y desecharla junto a los desperdicios agregando volúmen y plasticidad, y produciendo una sensación de llenura para evitar comer de más.

El agua mejora la biodisponibilidad de los nutrientes vegetales. La persona promedio requiere 2 litros como mínimo durante el dia, para combatir la sensación de apetito, permitiendo la debida absorción de los nutrientes en los tejidos corporales y manteniendo alto el nivel de energía a lo largo del dia.

El agua no debe beberse rápidamente, para obtener los mejores resultados. Debe tomarse con un régimen de un vaso cada hora, excepto después de hacer ejercicio.

Para adelgazar más eficiente y rápidamente, la absorción de agua es mejor cuando se bebe a temperatura ambiente, pero el agua helada quema más calorías, así que es buena idea alternar botellas con agua fría y con agua al tiempo. Haciéndolo, consigues lo mejor de los dos mundos, ya que tu cuerpo quema calorías para calentar al agua fría y el agua tibia evita que el cuerpo retenga líquidos en exceso, dejando continuar el proceso de quemar la grasa.
Si te deshidratas, aún muy poco, tu cuerpo empieza a acumular líquidos en los tejidos como autodefensa. Esto te puede SUBIR de peso, dos o tres kilos, produciendo muy malos efectos. (Sobre todo en la motivación: te resulta paradójico que con más ejercicio subas de peso). Bebiendo agua adecuadamente, evitas esa situación.
El agua tibia también te mantiene con el apetito controlado. El agua purificada es el elemento más fácil de procesar para tu cuerpo.
Beber agua acelera al metabolismo. Mientras más agua bebas, los depósitos de grasa serán menores porque el hígado no tiene que trabajar tan arduamente para procesar la grasa.
El hígado es el órgano “quema grasa” y productor del colesterol. Por eso es tan importante mantener tu hidratación en buen nivel durante el ejercicio. Después de sudar, tu cuerpo necesita remover todos los desechos que has agitado, así que deberías tomar de 3 a 4 vasos de agua después del ejercicio. El agua ayuda en el proceso de limpieza, proporciona un medio de salida para los desechos y toxinas e incrementa la capacidad del hígado para hacer su trabajo sin esfuerzo. Un hígado hidratado puede desechar mejor y aprovechar más los buenos nutrientes.

Adelgazar es más fácil cuando incrementas tu ingesta de agua. El agua combate la sensación de hambre, previene la acumulación de fluídos en tus tejidos, y es un elemento vital en la desintoxicación. Tu energía aumentará, tu hígado funcionará mejor y tu cintura se reducirá simplemente añadiendo más agua a tu dia.

Así que ¡a llenar las jarras de agua y a trabajar para tener mejores resultados!

Articulo enviado por: Carlos Villa

http://adelgazar.bajar-peso.net

http://carlosvilla.wordpress.com

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Los comentarios están cerrados