El Arte Flamenco

Del siglo XV al XVI tiene lugar en Flandes un renacimiento cultural y artístico admirable, producido por el desarrollo del comercio y la consiguiente formación de una acaudalada burguesía, que compra y exporta las obras de arte, hace importantes donaciones religiosas, construye palacios, edificios públicos, etc. 

La arquitectura, en un principio influida directamente por el gótico francés (catedrales de Tournai, Santa Gúdula, de Bruselas; las iglesias de San Bavón, de Gante, y San Pedro, de Ypres), adquiere a partir del siglo XV características propias, sobre todo en el terreno de las construcciones civiles (lonjas de Brujas e Ypres, ayuntamiento de Bruselas, Lovaina y Brujas, casco urbano de Brujas, etc.). 

Las formas renacentistas son introducidas tardiamente por arquitectos franceses, como Guyot de Beauregard, autor del palacio de Margarita de Austria, en Malinas (1517). La arquitectura urbana sigue conservando características góticas (casas de Gante y Malinas), a excepción de los grandes edificios, como los ayuntamientos de Amberes (1561-65), y Leyden, donde el renacimiento flamenco alcanza su mayor pureza. La escultura tiene sus proincipales focos en Dijon y Tournai, sobresaliendo en la talla de sillerías de coro y retablos, que son exportados a todo el mundo. En el periodo renacentista destacaban escultores como Conrad Meit, autor de la tumba de Margarita de Austria, en la iglesia de Brou; Jean Dubrouecq, a quien se debe parte del coro de Santa Waudru, en Mons, y Jean Mone, que realiza la tumba de Antonio de Lalaingen, en Hoogstraete, y el retablo de San Martin de Hal. 

La pintura flamenca supera en interés, perfección y belleza a las demás artes, consiguiendo altura universal e influyendo de forma decisiva en numerosos maestros europeos. La llamada escuela flamenca, caracterizada por el detallismo en el dibujo, la riqueza y vivacidad del colorido, la introducción del paisaje y de los interiores, y la representación de escenas de la vida cotidiana, comienza a formarse en el siglo XV, con los hermanos Hubert, y Jean Van Eyck, autores del famoso políptico de San Bavón de Gante, “El cordero místico”, que los artistas de su época juzgaron como la obra maestra de todos los tiempos. A la misma generación pertenece Roger Van der Weiden (1399-1464), pintor oficial de Bruselas y maestro inigualable en la composición, como puede observarse en el “Descendimiento” del Museo del Prado. Importantísima también es la obra del maestro de Flemalle, condiscípulo de Van der Weiden y autor del “Tríptico de la Anunciación” y “Los desposorios de la Virgen”. 

A finales de la primera mitad del siglo conviene recordar los nombres de Petrus Christus (1410-1472), discípulo de Van Eyck, y Thierry Bouts (1420-1475), discípulo de Van der Weiden. Al taller de este último pertenece también Hans Menling (1435-1494), el último de los grandes pintores primitivos flamencos. 

De una gran originalidad es la escuela de Gante, suyos máximos representantes son Hugo Van der Goes y Justo de Gante. Al periodo de transición entre el gótico y el renacimiento pertenecen Gerald David, pintor de Brujas; Gerardo de San Juan, gran luminista, y Jerónimo Van Aeken Bosch, mas conocido por “El Bosco”, que con sus extrañas y fantásticas composiciones asombraría al mundo entero. 

A principios del siglo XVI la influencia italiana transforma las lineas maestras de la pintura flamenca. El foco de irradiación artística pasa de Brujas a Amberes; el color se suaviza; comienza a idealizarse a los personajes, etc. No obstante, persisten ciertos rasgos peculiares: Quentyn Metsys, pese a la innegable influencia de Leonardo, sigue dando a las figuras un carácter caricaturesco; Joachim Patinir continúa la tradición paisajística de los paises bajos, pese a apoyarse en fórmulas italianas; Lucas de Layden sigue cultivando el cuadro de género,etc. 

En la segunda mitad del siglo destaca la figura gigantesca de Brueghel el Viejo (1525-1569), el último de los renacentistas que sigue apoyándose en la tradición, los artistas posteriroes, algunos de importancia universal, como Antonio Moro, se despegan casi por completo del conjunto de peculiaridades que hicieron se diera el nombre de la escuela a tan dilatado periodo de la pintura de los Países Bajos. 


Roberto Cadierno Núñez 

Monografías Históricas 

http://www.lanoticiaweb.com 

Página web dedicada a la publicación de noticias por parte de los usuarios. 

Cuéntenos las noticias ocurrias en su entorno, y use la web como medio de  

reproducción de esas noticias, para que puedan tener la máxima repercusión.

www.articulo.org

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Los comentarios están cerrados