Información y Comunicación: Cultura y transformaciones sociales

RESUMEN: Considerando que los cambios en la interpretación de la realidad abarcan a la comunicación, la examinamos como problema para entender la Sociedad de la Información y la Comunicación dadas sus implicaciones en la transformación de la organización espacial y temporal de la vida social.Raudas transformaciones a consecuencia de las relaciones entre tecnología y sociedad están alcanzando y modificando el tejido y las bases de nuestra sociedad desarrollada. La evidencia de estos cambios radicales son observables desde la información y la comunicación, y más particularmente las redes virtuales, que afectan y resignifican a todos los ámbitos de desarrollo y progreso social.
No importa que el individuo carezca de un PC, de todas maneras lo tecnológico lo tenemos dentro (tecnologías médicas, vacunas, medicinas, alimentos elaborados), cerca (televisores, teléfonos) o fuera (satélites)1 y por tanto ya es imposible no involucrarnos en la cultura digital marcada por dispositivos y símbolos comunicados.

Comunicación en la Sociedad de la Información

La Sociedad de la Información redefine la posición estructural de los distintos sujetos y su interacción entre ellos, debido al flujo de información que las redes de telecomunicación interconectan. Es decir, los avances de la ciencia y la tecnología han establecido un nuevo orden desde la globalización que afecta la cultura, ahora caracterizada por el cambio de paradigmas.

Al respecto, los sociólogos Alan Touraine[2], Anthony Giddens[3] y Manuel Castells[4] sostienen diversas opiniones en torno a los nuevos sistemas de comunicación y de información. Así por ejemplo, Touraine piensa que la información va asociada a la tecnología –que no hace parte de la cultura– pero se contempla como una autoridad que define las orientaciones culturales. En cuanto a los universos virtuales, sostiene que no tienen una representación real y por tanto los valores culturales y las normas sociales no confluyen.

Por su parte, Giddens indica que la actual sociedad se construye con arreglo a nuevos esquemas –como la tradición o la costumbre– pero éstos ya no tienen ningún lugar posible y en consecuencia, es la incertidumbre. En torno a la crisis de la identidad, anota que se ha de vivir de manera más abierta para entender los rápidos cambios que se gestan en una globalización, concebida como una afectación a las personas no necesariamente destructiva.

Finalmente, Castells quien ha estudiado el concepto de Estado-Nación, sostiene contrariamente que el poder de aquellos no ha desaparecido sino que se encuentra en lugares de difícil identificación, pues las redes mundiales del poder financiero han provocado el cambio. El poder residía en lugares físicos concretos y ahora en la sociedad-red se manifiesta en la mente humana mediante códigos y símbolos reflejados en un sistema de comunicación. Adicional, a consecuencia de la interacción de las intervenciones humanas desde muchos lugares interconectados a grandes velocidades se hace imposible controlar las redes.

Bajo estas diversas miradas a las nuevas dinámicas el futuro se vislumbra más dispuesto a comprenderse por sus riesgos pero crecidamente incierto, el presente como constante de cambios vertiginosos oscila entre fugaces momentos y el pasado ya no evoca la historicidad ni la memoria. Entonces, esta tensión deja preguntas abiertas, tales como: ¿hay crisis de valores universales?, ¿de alteridad social? ¿El universo contemporáneo ya no es posible discernirlo desde las ciencias sociales por la tendencia a los recombinados y al eclecticismo sobre fines efímeros de las comunidades virtuales?

Visión informativa de la Sociedad

El desarrollo de la actual sociedad es resultado de la transformación de la información en valor económico y símbolo social que organiza como masa crítica a nuevas industrias, a mayores puestos de teletrabajo y optimiza la forma de vida de la sociedad en su conjunto. A decir de Howard Rheingold[5] los grupos humanos que emplean los aparatos de telecomunicación adquieren nuevas formas de poder social, nuevos medios para organizar sus interacciones e intercambios en el momento justo y en el lugar adecuado. Esta tensión es producto del desenclaje del sujeto de las categorías espacio y tiempo, desde donde construía su identidad, y puesto que “la inmensa mayoría de los ciudadanos no tienen acceso a los beneficios de las tecnologías de información y comunicación, que supone el desarrollo de la Sociedad de la Información, en muchos ámbitos está claro que no se termina por comprender a esta(s) nueva(s) realidad(es)”[6].

La verdad, no se trata de diseñar nuevas herramientas sino de reflexionar acerca de qué se puede hacer con las existentes para sanear nuestro desarrollo humano.

Los tres sociólogos evocados anteriormente proponen cada uno:

Recuperar una sociedad que aporte a las personas el sentimiento de tener un proyecto personal, que les permita reconstruir sus experiencias como parte de algo integrado cultural y socialmente: Alain Touraine.
Pasar de la incertidumbre a la construcción de modos válidos, a moverse por la sociedad y en la familia, a conseguir cosas, pues los muchos cambios tienen su lado bueno y el mundo aparece con muchas posibilidades a pesar de que los mercados financieros crean distintas relaciones para fomentar el riesgo y la competitividad de modo natural: Anthony Giddens.
Gestionar las redes de modo adecuado, esto es desde el conocimiento de una nueva dialéctica que pasa por conectar a la Red lo que tenga valor para y desconectar de la Red lo redundante, lo que no tenga valor: Manuel Castells.
Comunicación en la Sociedad de la Información y la Comunicación

La comunicación digital en red en este entorno y su soporte técnico se convierten en la instancia definitiva para la expansión social de los ámbitos económico, político, cultural, educativo, etc., superando la posibilidad de censura previa y con acceso a fuentes privilegiadas de conocimiento.

Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) son un “acontecimiento” que se ha hecho cuerpo sin corporeidad, que es real-virtual y que se escribe e inscribe en nuevos textos-hipertextuales. Es decir, la comunicación se ha revertido: es multitemática, integradora, horizontal, cotidiana, aun cuando “a menudo nos relacionemos con las tecnologías, y en otras ocasiones las tecnologías se relacionan con nosotros, produciéndose flujos e intercambios que muy pocas veces son unidireccionales”[7].

En el campo de las relaciones entre sujetos, las TIC también han influido en la construcción de una nueva sociedad producto de la masificación de la televisión, de la telefonía y la comunicación interactiva globalizada en red. Ellas han superado a “los partidos que no pudieron controlar esta situación ni sustraerse a la obligación de tener que defender los intereses de los donantes de dineros, por lo que prefirieron utilizar la publicidad y además, al tenor de lo que ocurría en el resto del mundo desde la década de los 1960, los instrumentos masivos de comunicación como medio para influir en la opinión pública”[8].

Los sujetos en lo público intercambian opiniones y deliberan sobre asuntos considerados como relevantes para su interés común y elaborados individualmente. Este proceso de información, comunicación e interacción social se apoya a través de variadas formas (los conectores) pero son los medios de comunicación los que se presentan como los voceros principales de la organización civil.

Formas de acción de la Sociedad

Por tanto, los medios de comunicación por su uso implican nuevas formas de acción e interacción social, nuevos tipos de relación social y nuevas maneras de relaciones entre los sujetos.

De otro lado, la comunicación inserta en las tecnologías persuade (intenta dar forma, cambiar o reforzar los pensamientos, comportamientos, sentimientos) políticamente para la construcción de sentido y de valor. Como afirma el economista colombiano Garay Salamanca “cabe establecer la responsabilidad que les compete a formadores de opinión como partidos políticos, asociaciones y organizaciones civiles, la Iglesia Católica, líderes empresariales, laborales y comunitarios, académicos y medios de comunicación para avanzar en la formación de conocimiento reflexivo en la ciudadanía sobre asuntos de interés colectivo-público”.

La persuasión los medios la pretenden desde tres tipos:

Endógena: cambiar la conducta mediante producciones o ejemplos
Exógena: brindar acceso o distribuir medios interactivos
Autógena: auto-administrar la tecnología para modificar el propio comportamiento
Ahora bien, según sea el tipo de argumentación pretendido así mismo serán las funciones de las nuevas tecnologías: para aumentar el potencial y el poder humano (herramientas), para transmitir contenidos simbólicos y sensoriales y simular procesos y entornos (medios) y para contribuir en la creación de las relaciones según comparezcan en el “estrato social” (acción de red social).

Construcción desde la comunicación

La interacción (comunicación) que construye sentido y valores para guiar a los sujetos en los ámbitos de la cultura y la vida social requiere de por lo menos dos dispositivos para representar el mundo fáctico.

Estos dispositivos se consideran estructuras dinámicas reforzadas por la acción de los sujetos en los espacios públicos y privados e interactuados en la cotidianidad temporal.

Dispositivo socio-cultural: instituciones y agentes de socialización (Iglesia, Educación, Partidos políticos, Medios de comunicación, Estado, etc.)
Dispositivo lingüístico: símbolos expresados mediante los lenguajes gestual, articulado y gráfico.
Dispositivo técnico: instrumentos tecnológicos y medios de comunicación social.
La comunicación, además necesita de tres registros que intervienen simultáneamente para efectuar las mediaciones: lenguajes audio, visual y escrito (físicos), signos y significados (símbolos) y articulación de los universos de sentido colectivo con los universos de los sujetos (imaginarios y virtualización).

De tal manera que la comunicación entre los sujetos se orienta hacia la construcción del sentido social, esto es darle utilidad a aquellos dispositivos y a procedimientos bien para la producción cultural o para la reproducción de la vida social. Mientras que la interacción social entre los sujetos contribuye a la construcción de valor es decir, a lograr fines.

Efectos de la comunicación

La comunicación por lo tanto genera consecuencias para la construcción de la identidad, pues las prácticas intersubjetivas (entre sujetos y sociedad) se conforman por:

Identificación: reconocer lo idéntico y lo distinto
Diferenciación: conocer la diversidad
Alteridad: alternar bajo la condición de ser otro
Mientras que la práctica como libertad subjetiva: conforma la personalidad y roles, códigos, convenciones impuestas por la estructura social; atiende lo social en el sujeto mediante esos roles y atiende lo subjetivo en lo social a través de la voluntad de transformar y apropiarse de valores, reglas, recursos, etc.

Construcción de Identidades

Los efectos de la comunicación sobre la construcción de estas Identidades permite esbozar problemas, como por ejemplo:

¿Cuál es el sentido de los individuos? La Identidad se construye por pertenencia y por referencia a marcos de producción y distribución simbólica global. Así la tensión entre lo global y lo local influye para que los grupos organicen, resitúen y usen la cultura mediática.

¿Cuál es el espacio de interacción social? Las prácticas cotidianas (ver TV, escuchar música, leer, navegar en Internet) conectan con los mensajes y las realidades transmitidas por los medios de comunicación.

¿Cuáles son los parámetros de la construcción de lo propio y lo ajeno? Los grupos sociales organizan, resitúan y usan la cultura mediática desde las aspiraciones particulares de los sujetos (carácter histórico-social) y con referentes simbólicos y valores de las comunidades locales a las que pertenece el sujeto. Esta comunidad local primaria (familia, etnia, comunidad) es fundamental para el cimiento de la Identidad en una comunidad virtual y global.

La crisis de los referentes culturales de los nuevos medios virtualizados y globalizados oscila entre la homogeneización y la diversificación de las Identidades, si bien lo virtual le apuesta a la igualdad por el carácter económico y estratégico de las redes.

La extensa producción de estos nuevos medios en cuanto a cantidad y a diversidad, y cuyo acceso es inmediato para el individuo, ocasiona complejidad en la organización social y genera un rasgo principal de la cultura. Esto es: multifuncionalidad de comunicación y multiacceso libre y abierto a los dispositivos técnicos. La consecuencia es una construcción variada y densa de nichos de Identidades.

Sin embargo, todas las Identidades pudieron compartir un pasado común y una memoria histórica pero ahora contribuyen con la masificación de la cultura del consumo, cohabitan entre la diferencia, se conforman mediante ritos compartidos, sus referentes de identificación corresponden a la organización social (aferrada en las categorías tiempo y lugar) y a los registros de los medios de comunicación (re-agendiados por las redes de la globalización) tradicionales.

La tensión dialéctica ocasionada entre las culturas global y local se manifiesta debido a la oposición real-virtual, los cambios cuali y cuantitativos en las relaciones sociales y las lógicas económicas y al progreso tecnológico caracterizado por las veloces dinámicas. Bajo esta tesis, entonces la comunicación digital plantea un nuevo tipo de Identidad que fluctúa entre el Yo y la Sociedad-Red[9], que da opción a identidades anónimas masivas, hedonistas y tribales[10].

Identidad masiva. Máximo exponente American Way of Life que propone como modelo una cultura transnacional, cuyo concepto conlleva la idea de que el poder de las industrias culturales reside en imponer una cultura de consumo para estandarizar las identidades sociales.

La cultura que se pretende homogeneizar se apoya globalmente en la estética, los lenguajes, las costumbres, los rituales, los valores… En términos claros, es el homo videns en la aldea global.

El Yo se uniforma en una masa pasiva, zombi, consumista, sin rostro, sin memoria, que actúa mecánicamente.

Identidad individualista. Punto convergente las TIC que ofrecen contenidos digitalizados, especializados, diversificados, para ser usados en aparatos personalizados creados mediante recombinados y documentales caracterizados por ser portables, interactivos, selectivos, hipervinculantes.

La cultura que los nuevos medios imponen se hace a través de la persuasión-seducción deslegitimando el poder de gestión de los agentes de socialización. Ello unido a la libre elección, a la pluralidad, a la realización de los deseos individuales, sobresalta la construcción de la Identidad y el sujeto se posiciona en una identificación personalista, hedonista, que presiona a una diversidad de estilos de vida.

La reproducción social bajo esta Identidad se manifiesta más para la construcción creativa de futuros posibles. Es decir, el sujeto no busca acciones para alcanzar fines sino para auto-identificarse sin distinguir lo particular de lo general ni determinar los géneros, los sexos, las diferencias.

Esta fragmentación del Yo que devora los mensajes mediáticos digitalizados pierde su referente de la realidad fáctica y su coherencia unitaria, pues el universo se le presenta como una idea holística donde se pierde el eje de la diferencia por cuanto el Yo hace parte de la Totalidad y ella está presente en el Yo.

El Yo por tanto, consume artículos ofertados para enaltecer el valor concupiscente de su cuerpo en productos de salud, belleza, confort, placer, etc.

Identidad tribal. Se configuran desde micro-grupos o nuevas tribus, por lo general nómades, que se multiplican y se caracterizan por su inestabilidad, su dinamismo para movilizarse, su sociabilidad emotiva y opcional.

La tribu se conforma por afinidades territoriales y por el reagrupamiento de entidades transnacionales de sujetos que comparten códigos comunes, valores culturales de identificación y conforman redes sociales fuertemente cohesionadas por una agenda ético-política que demanda cambios sociales globales.

No obstante, a estos micro-grupos -de ecologistas, globafólicos, defensores de los derechos humanos, ovnibófilos- se encuentran también las nuevas tribus de jóvenes aglutinados alrededor del consumo cultural apoyados en artículos ofertados para el deporte extremo, los juegos simulados, las modas, etc.

 NOTAS DE PIE PAGINA:
 
1 Stanley Aronowitz (Comp.) Tecnociencia y cibercultura. La interrogación entre cultura, tecnología y ciencia. Barcelona: Paidós, 1998.
2 Director de l´École des Hautes Études en Sciences Politiques y fundador del Laboratorio de Sociología Industrial en Francia.
3 Director de la London School of Economics y creador e impulsor de la llamada Tercera Vía.
4 Director por varios años del departamento de Sociología y Urbanismo de la Universidad de Berkeley y Profesor de la Universitat Oberta de Catalunya.
5 Howard Rheingold. Multitudes inteligentes: la próxima revolución social. Barcelona: Editorial Gedisa, 2004. pp. 19.
6 Pablo Valenti López. La Sociedad de la Información en América Latina y el Caribe: TICs y un nuevo Marco Institucional. En: Revista Iberoamericana de Ciencia, Tecnología, Sociedad e Innovación. Número 2, Enero – Abril 2002.
7 Rocío Rueda Ortiz. Tecnocultura y nuevas ciudadanías (Texto preparado como comentario a la Ponencia de Ignacio Ramonet Información y Comunicación en la era de la globalización liberal en el Congreso “El Quinto Poder” organizado por la Universidad Central, facultad de Comunicación Social, Septiembre 1, 2 y 3 de 2004). Bogotá: Departamento de Investigaciones-DIUC, Universidad Central.
8 Luis Jorge Garay Salamanca. Construcción de una nueva sociedad. Bogotá: Cambio. TM Editores, 1999.
9 Confróntese: Manuel Castells. La era de la información: economía, sociedad y cultura. v.2: El poder de la identidad. Madrid: Alianza Editorial, 1998.
10 Confróntese: Renée de la Torre (profesora-investigadora del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores de Antropología Social de Occidente en Guadalajara, Mexico). Crisis o revaloración de la identidad en las sociedad contemporánea. En: revista Nómadas. Universidad Central: Departamento de Investigaciones (DIUC). Número 16, abril de 2002.

Escrito por Omar Villota Hurtado

www.articulo.org

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Otros llegaron buscando:

  • informatica comunicacion y transformacion del sistema social
  • de que manera influye la comunicacion en la transformacion social
  • tecnologia de informacion y comunicacion y transformacion social
  • informática comunicación y transformación del sistema social
  • la informacion como medio de transformacion social

Los comentarios están cerrados